Las Misericordias de Dios

Por tanto, hermanos, les ruego por las misericordias de Dios que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es el culto racional de ustedes. Y no se adapten a este mundo, sino transfórmense mediante la renovación de su mente, para que verifiquen cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno y aceptable y perfecto. – Romanos 12:1-2

Este domingo 23 de Mayo 2021 tuvimos nuestro primer servicio combinado en Inglés y Español. Fue un tiempo maravilloso alabar a nuestro Dios que une a todas las razas, naciones, tribus y lenguas en un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo.

En este pasaje de Romanos Dios nos llama individual y corporalmente a vivir una vida entregada a El, como sacrificio vivo, santo y agradable al Señor. A poner a Dios siempre en primer lugar; que todos nuestros pensamientos, deseos, metas, y todo nuestro ser este entregado a El para hacer Su voluntad que es buena, aceptable y perfecta.

El único sacrifico que es aceptable a Dios en el Nuevo Pacto es el ofrecerse uno mismo a Dios

Dios nos llama a hacer esto basado en las riquezas de Sus misericordias. Así se describen sus misericordias en Romanos 1-11. A medida que vayas leyendo cada uno, mira al cielo y dale gracias a Dios por todas las misericordias que el ha derramado por ti en Cristo Jesús. Que Su misericordia siempre sea tu motivación cada día para vivir para El.

Pablo describe estas misericordias así

  1. En Cristo somos los amados de Dios (8:35-39)

35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36 Tal como está escrito:«Por causa Tuya somos puestos a muerte todo el día;
Somos considerados como ovejas para el matadero».37 Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó.

38 Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

  1. Hemos recibido gracia por medio de Cristo Jesús nuestro Señor (3:24; 5:20-21)

24 Todos son justificados gratuitamente por Su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús,

20 La ley se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia, 21 para que así como el pecado reinó en la muerte, así también la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, mediante Jesucristo nuestro Señor.

Las misericordias de Dios son reflejadas

3. Su poder para salvar (1:16)

16 Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree, del judío primeramente y también del griego.

4. Su gran bondad para los que salva (2:4)

¿O tienes en poco las riquezas de Su bondad y tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento?

Las misericordias de Dios nos traen

5. Perdón de nuestros pecados (4:7-8)

«Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades han sido perdonadas, y cuyos pecados han sido cubiertos. Bienaventurado el hombre cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta».

6. Reconciliación con El (5:10)

10 Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de Su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por Su vida.

7. Justificación (5:1)

Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo,

8. Creados en conformidad con Cristo (6:22-23)

22 Pero ahora, habiendo sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tienen por su fruto la santificación, y como resultado la vida eterna. 23 Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

9. La resurrección de nuestros cuerpos (8:11)

 Pero si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en ustedes, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de Su Espíritu que habita en ustedes.

Hemos recibido las misericordias de Dios

10. Ser hechos hijos de Dios (8:14-17)

14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.1Pues ustedes no han recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que han recibido un espírit de adopción como hijos, por el cual clamamos: «¡Abba, Padre!». 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. 17 Y si somos hijos, somos también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con Él a fin de que también seamos glorificados con Él.

11. Su Espíritu Santo que mora dentro de nosotros (8:9,11)

Sin embargo, ustedes no están en la carne sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios habita en ustedes. Pero si alguien no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de Él.

Pero si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en ustedes, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de Su Espíritu que habita en ustedes.

12. Quien intercede por nosotros (8:26)

De la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. No sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

13. Y por quien el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones (5:5)

Y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado.

Por las misericordia de Dios hemos recibido

14. Paz (1:7)

A todos los amados de Dios que están en Roma, llamados a ser santos: Gracia y paz a ustedes de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

15. Esperanza (5:2)

por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Y ahora compartimos

16. Su justicia (3:21-22)

21 Pero ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios ha sido manifestada, confirmada por la ley y los profetas. 22 Esta justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo es para todos los que creen.

17. Y su gloria (2:10; 5:1-2)

10 pero gloria y honor y paz para todo el que hace lo bueno, al judío primeramente, y también al griego.

Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamosen la esperanza de la gloria de Dios.

18. Y honor (2:10)

10 pero gloria y honor y paz para todo el que hace lo bueno, al judío primeramente, y también al griego.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: